655.633.026 alicia@espaciolunaroja.es

Portear es mucho más que llevar a tu bebé contigo

«Estamos celebrando la Semana Internacional de la Crianza en brazos. Como asesora de porteo me gustaría hablarte un poquito de los beneficios de portear y como puede facilitar tu crianza.»

La vida va demasiado rápida

Vivimos en una sociedad que lleva un ritmo frenético, y muchas veces ni después del parto nos permitimos ralentizarlo y acompasarnos al ritmo del bebé. Craso error!

Los bebés nacen con un ritmo muy distinto al nuestro, con unas necesidades básicas que en ocasiones son poco compatibles con nuestro día a día. Como mamás y papás, es muy importante entender estas necesidades para que la adaptación sea más fácil y llevadera, y siendo prácticos, es más fácil que los adultos se acoplen al ritmo del más débil, que viceversa.

Primero de todo hay que entender que el bebé necesita mucho contacto físico. Debemos tener en cuenta que durante las semanas de gestación, ha estado en todo momento acompañado y sostenido por nuestro vientre.

Cuando nace, sigue necesitando sentir esa protección a través de la piel. Este contacto continúo, le ayuda a sentirse seguro, confiado, sabiendo que su nuevo habitat (el pecho de mamá) le va a aportar todo lo necesario para su superviviencia (calor, alimento, seguridad, contención….). Es ahí donde el puede estar largas horas durmiendo y en calma.

Pero, ¿qué pasa cuando intentamos separar al bebé de nuestro cuerpo? Saltan todas sus alarmas y el bebé comienza a llorar. Y es que separado de nuestro cuerpo se siente en peligro.

Esta respuesta es instintiva y actúa como mecanismo de defensa. Un bebé separado de su madre (o persona de referencia), sería devorado rápidamente por algún depredador en otro entorno. Sé lo que estás pensando, pero tu bebé no sabe que aquí no hay leones y si se siente amenazado, te lo hace saber.

El porteo facilita la crianza

En este segundo apartado es donde entra en juego el porteo.

Realmente portear es más una necesidad adulta. Ahora ya tenemos claro que el bebé necesita estar muchas horas en brazos, sentir nuestro cuerpo……. y claro, nuestra vida en mayor o menor medida sigue, y tenemos obligaciones que cuesta posponer.

El tener a un bebé en brazos la mayor parte del día, nos deja sin muchas opciones para utilizar los brazos, e incluso para movernos con libertad. En cambio, llevar a nuestro bebé pegadito a nuestro pecho en un portabebés, es muy distinto. El tiene todo lo necesario, y nosotras (o el porteador) tiene sus manos libres para seguir realizando actividades, a la vez que se mueve con total libertad. El cambio es abismal.

Ahora que ya comprendemos que los bebés necesitan nuestros brazos, que si incorporamos un portabebés en nuestra crianza nos va a permitir atender obligaciones y seguir disfrutando del bebé. Es momento de matizar que todos los portabebés no son ergonómicos, y por ello es importante saber diferenciarlos. Vamos entonces por la tercera cuestión.

No existe el portabebés ideal

Cada familia ha de encontrar el suyo dependiendo de sus necesidades y estilo de vida.

El portabebés elegido ha de permitir que el bebé adquiera su posición natural en forma de ranita, con la columna vertebral redondeada*. Para favorecer esta posición las piernas del bebé estarán más altas que el culete.

El bebé siempre mirará hacia el pecho, espalda o lateral del porteador. No es recomendable utilizar portabebés en los que el bebé va mirando hacia el exterior, ya que en esta posición tienen recta la columna vertebral y puede producir sobre-carga en la zona baja de la columna y en la zona genital del bebé.

Además, en esa posición los bebés reciben demasiados estímulos que no pueden absorber y se alteran en exceso. No hay que olvidar la espalda del porteador, que cuando lleva al bebé en esta postura ha de adquirir una posición forzada que no resulta nada cómoda.

Beneficios

A la hora de adquirir un portabebés

  • Ten en cuenta la edad y necesidades de tu bebé
  • Las instrucciones en tu idioma serán de gran ayuda
  • Si el vendedor sabe sobre porteo, te enseñará como utilizarlo. Eso es un punto a su favor
  • El portabebés ha de ajustarse al bebé y también al porteador.
  • Tener clara la sujección, ayuda a evitar sorpresas inesperadas.

Para mayor seguridad, te invito a que contactes con una asesora de porteo (cada vez somos más) para que te ayude a resolver todas tus dudas y te ofrezca los conocimientos básicos para comenzar a disfrutar de llevar junto a ti a tu bebé.

*El bebé ha de tener sobre el portabebés la columna redondeada para que el peso de su cuerpo se reparta vértebra a vértebra. Esta posición se facilita, basculando la pelvis y con las piernas en posición de M (rodillas más altas que el culete)

Deja un comentario

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Alicia Conca, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en alicia@espaciolunaroja.es.

Acepto la política de privacidad *

Menú de cierre

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies