655.633.026 alicia@espaciolunaroja.es

Destetar al bebé

No siempre toca a las madres tomar la decisión.

Pero si llega el día en que se debe hacer, puede resultar complicado

A la hora de destetar a nuestro bebé o hijo/a, debemos tener en cuenta su edad. No es lo mismo destetar a un bebé de pocos meses, que realizar el destete con un/a niño/a más mayor que puede entender los motivos que nos llevan a cerrar esa etapa.

No se debe olvidar que el factor emocional en el destete es muy importante, por lo que a la hora de llevarlo a cabo, a ser posible, se realizará de manera escalonada y respetando los tiempos del bebé,  así será más fácil y menos traumático.

Muchas madres se sienten tristes, angustiadas por la idea de destetar, otras lo viven como un alivio por la decisión tomada. De una manera u otra, es importante realizar el proceso con calma, con mucho amor y empatia.

¿Por qué una madre llega a pensar en el destete?

Hay muchos factores que pueden hacer pensar a una madre en el destete:

  • presión por parte del entorno más cercano.
  • vuelta al trabajo.
  • el bebé muerde.
  • dolor y problemas con el pecho.
  • cansancio (sobre todo si hay muchas tomas nocturnas)
  • nuevo embarazo

Sea cual sea la razón, es aconsejable que la madre durante el destete se sienta acompañada, comprendida y libre de juicios.

Destete espontáneo o progresivo por parte del bebé

Si es el bebé el que decide dejar el pecho, es él quien marca los ritmos. Evidentemente en esta ocasión será mucho más fácil para el. Otra cosa, serán las sensaciones que experimente la madre, ya que cuando es espontáneo, ocurre de la noche a la mañana, y no hay tiempo de prepararse.

En otras ocasiones puede suceder más paulatinamente. Se puede ir notando como el bebé o niño/a ya no está tan interesado en el pecho, e incluso hay situaciones en las que se olvida o se salta tomas. Esto va llevando poco a poco a una pérdida de interés..se va manteniendo en el tiempo esta dinámica, hasta que llega el día en que ya no vuelve a reclamar la toma.

Destete forzoso

En la vida de una madre lactante, puede darse el caso de tener que recurrir a tratamientos médicos o situaciones inesperadas que truncan la lactancia sin previo aviso.

Esto puede ocurrir si hay una operación de urgencia, una enfermedad que requiere una medicación incompatible con la lactancia (siempre es interesante contrastar esta compatibiliad en la web www.e-lactancia.org), un viaje, reincorporación inesperada al mundo laboral…..

En estos casos, tanto la madre como el/la niño/a precisan de apoyo emocional para sobrellevar esta situación de la manera menos traumática posible. Perder estos momentos de nutrición física y emocional pueden vivirse con mucha angustia e incomprensión. Esta pérdida, hay que verla y acompañarla como un Duelo.

Destete por iniciativa de la madre

Cómo ya he comentado anteriormente, el destete siempre va a realizarse de manera gradual (o al menos eso es lo preferible), ya que un destete brusco, puede generar una serie de inconvenientes.

No sólo pueden surgir estados emocionales poco agradables para la madre y/o criatura. La madre puede experimentar diferentes molestias que pueden dificultar el proceso.

Un destete brusco puede favorecer:

  • Ingurgitación mamaria (los pechos se hinchan y se vuelven duros y doloridos)
  • Mastitis, obstrucciones, accesos….

Todas estas situaciones podrían evitarse si el destete es preparado con tiempo. Si se realiza de manera progresiva y se permite que el pecho pueda ir adaptándose a las nuevas necesidades del pequeño/a.

Pautas a seguir

Lo más complicado es tomar la decisión. Se suele conectar con la culpa, la indecisión, el miedo a que no sea el momento apropiado.

Una vez se tiene tomada y estás convencida al 100% o casi, tienes mucho camino hecho. Ahora solo tienes que pensar en como llevarlo a la práctica. Recuerda que no puede faltar empatia, calma, paciencia y mucho amor. Y si comenzamos con el destete y nos damos cuenta de que uno de los implicados no está preparado, no pasa nada por dejarlo para más adelante.

Lo primero que se recomienda en estos casos es: «No ofrecer, no negar»

Y esto, ¿cómo se hace?

Primero de todo, no se nos puede olvidar que tomar el pecho es un momento placentero, que aporta al bebé o niño/a placer, seguridad, contención… Por lo tanto, hay que sustituir ese momento placentero, por otro que genere las mismas sensaciones.

Como puede ser…..cantarle, acunarle, mimarle, contenerle….. Sustituimos el amamantamiento por otra situación que produzca un placer similar.

No pienses que esto va a ser coser y cantar! bueno…puede ser que si, pero no es lo habitual. Ya sabemos que depende de la edad de tu bebé y de las circunstancias. Lo que no te va a poder faltar para superar esta etapa de manera óptima, van a ser dosis extra de paciencia y amor.

Recuerda que debes estar atenta a los momentos y horas del día en que tu niño/a solía mamar. De esta manera podrás adelantarte  ofreciéndole alternativas atractivas a ese momento, que le hagan olvidar o perder interés por el pecho.

Poco a poco irá descubriendo, que hay otras cosas que le pueden aportar, tanto o más que la leche de mamá.

Si el/la niño/a era más pequeño/a y el pecho era su fuente principal de nutrición, debes ofrecer otro alimento. Aquí si que es importante sustituir el pecho por leche artificial o sólidos, en el caso de haber comenzado ya con la alimentación complementaria. 

Si el pequeño es reacio a tomarlo, puede ser ofrecido por otra persona distinta a la madre. Es muy común que de la madre solo acepte el pecho. Esta situación requiere mucha atención hacia el/la pequeño/a, ya que puede sentirse doblemente rechazado. Uno, porque no se le ofrece leche materna (a lo que el está acostumbrado) y dos, porque se le está privando de su madre. Nada que no pueda ir aceptando, si se hace con la calma necesaria y sin forzar la situación en exceso.

Y por la noche ¿Qué?

Quitar el pecho por la noche suele tener su intringulis, ya que es más costoso para el/la niño/a y para nosotras. Por la noche estamos más cansadas, tenemos menos fuerza de voluntad, estamos muchos más sensibles e irascibles.

Así que, cuando decidas suprimir las tomas nocturnas, vas a tener que armarte de valor y paciencia para acompañar a tu bebé en el proceso.  Ya sabes que, si es un bebé pequeño que solo toma pecho, es cuestión de sustituir una leche por otra… evidentemente necesitará un tiempo de adaptación para aceptar el biberón, el nuevo sabor de la leche o incluso, si entra en juego otra persona a la hora de alimentarlo. Aún así, es la situación más «fácil» o menos «complicada», depende de como quieras verlo.

Si por el contrario, es un/a niño/a más mayor, tendrás que acompañarlo/a emocionalmente para que entienda porque has tomado esta decisión.

Es fundamental ser sincera con el/ella y expresarle como te sientes. Intenta estar receptiva a lo que te responde. No olvides su lenguaje no verbal. Puede al inicio del destete se manifiesten más rabietas o llantos que al parecer no tienen justificación.

Como has podido leer, le doy mucha importancia al acompañamiento emocional. Para mi es fundamental que se empatice con las emociones de la criatura a la hora de tomar cualquier decisión. De esta manera, estarás facilitando mucho el proceso.

Lo ideal como puedes observar es hacer un destete pactado, pero….una cosa es el ideal, y otra muy distinta la realidad.

Si ya no disfrutas este momento, mejor cerrar la etapa. De esta manera tu hijo/a aprenderá que las necesidades de otra persona, también son importantes.

En la maternidad y crianza contar con el apoyo de una tribu hace que sea mucho más fácil. Te invito a unirte a mi grupo de facebook, o también puedes solicitar una cita conmigo, para que te ayude a diseñar y preparar un destete respetuoso según vuestras necesidades.

Deja un comentario

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Alicia Conca, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en alicia@espaciolunaroja.es.

Acepto la política de privacidad *

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies